domingo, 6 de mayo de 2012

Carta a una enemiga

No empezaré con un "Querida", ni con un "tenía muchas ganas de escribirte". De hecho, quizás ni sepas quién soy. Soy una persona que sufre. Soy una persona que te odia. A vos y a él. Te aprovechaste de que yo lo descuide. No por que no lo quisiera, ojalá hubiese sido por eso. Corriste a por él cuando apenas yo tenía vida. Tú tenías lindas palabras y yo dolores, traumas y pastillas. Y a los hombres no les gustan los días con dramas. Lo engatusaste cuando yo veía a través de la ventana como era mi vida sin mi. Como seguía el rumbo para todos menos para mi. Y eso no se hace maldita zorra. No se hace. Me quitaste la ilusión de mis días. Y mi esperanza en el mañana. Cuándo el debería haber volado hasta mi, te estaba endulzando con composiciones y notas al piano...tan mítico en él. Maldita por haberme pisado cuando era cenizas. Por que hoy frente a frente tú no tendrías batalla que ganar. Hoy que tengo más fuerza y menos lágrimas te diré algo más. ¿Sabes qué?. En los momentos extremos se ve la valía de la gente. Y a ti él te va a hacer lo mismo. Con corazones fríos no hay que jugarse nada. Y acuérdate que yo estaba antes que tú. Yo lo conozco. Y por desgracia los dos se me cruzaron en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada